Skip to main content
Ortodoncia

Los retenedores dentales, ¿por qué son tan importantes?

Tras finalizar un tratamiento de ortodoncia, lucir una sonrisa radiante y alineada es motivo de satisfacción. Sin embargo, para mantener los resultados obtenidos y evitar que los dientes vuelvan a su posición original, entran en juego los retenedores dentales.

Los retenedores dentales son dispositivos personalizados, que se colocan sobre los dientes una vez finalizado un tratamiento de ortodoncia o cualquier otro procedimiento que haya modificado su alineación. Su objetivo principal es evitar que los dientes vuelvan a su posición original, previniendo así el apiñamiento, la maloclusión o problemas de mordida.

En este artículo, te sumergiremos en el mundo de los retenedores dentales, explorando su función, tipos, cuidados y recomendaciones para un uso adecuado. Descubrirás cómo estos dispositivos se convierten en aliados esenciales para preservar la sonrisa perfecta que tanto esfuerzo te ha costado conseguir.

Los retenedores dentales son cruciales para mantener los resultados de la ortodoncia a largo plazo. Tras meses o incluso años de tratamiento, los dientes se han desplazado a su posición correcta. Sin embargo, los tejidos que los rodean, como el hueso y los ligamentos periodontales, necesitan tiempo para adaptarse a la nueva posición dental.

Si no se utilizan retenedores, estos tejidos pueden ejercer presión sobre los dientes, provocando que vuelvan a su posición original. Esto podría derivar en la reaparición de apiñamiento, maloclusión o problemas de mordida, echando por tierra los esfuerzos y resultados del tratamiento de ortodoncia.

¿Qué son los retenedores dentales y cuánto tiempo se deben llevar?

Los retenedores dentales son unos aparatos, que se colocan tras finalizar un tratamiento de ortodoncia. La tendencia natural de los dientes es moverse. Hasta el mejor de los resultados y la dentadura mejor alienada puede verse alterada con el paso del tiempo. Esto es porque los dientes tienden a volver a su posición original. La única forma de evitar 100% que los dientes se muevan tras la ortodoncia es pasando por la fase de retención. A diferencia de la ortodoncia, se trata de una etapa en la que el aparato ejerce una función pasiva. El objetivo no es mover los dientes, sino evitar que se muevan hacia direcciones indeseadas.

¿Cuánto tiempo hay que llevar los retenedores dentales?

La pregunta que más escuchamos en la clínica de nuestros pacientes es ¿cuánto tiempo tendré que llevarlos? En nuestra Clínica CRISTINA VIYUELA + CO, responderemos a esta pregunta de manera personalizada para cada paciente, teniendo en cuanta su caso personal. Sin embargo, existen una serie de pautas generales. Una vez finaliza el tratamiento de ortodoncia, lo normal es utilizarlos durante todo el día y de manera constante durante los primeros tres o cuatro meses. En el caso de los retenedores removibles, podrán quitarse para comer, beber, practicar deporte etc. Pasado este tiempo, generalmente se deben seguir usando los distintos tipos de retenedores de manera parcial, durante un año aproximadamente, tiempo en el que se puedan reorganizar los tejidos gingivales. Una vez pasado ese tiempo, es muy probable que el uso de retenedores sea recomendado sólo para dormir.

¿Qué tipos de retenedores dentales existen?

Retenedores fijos

  • Se fijan a la cara interna de los dientes mediante un adhesivo dental.
  • Son generalmente delgados y transparentes, por lo que son prácticamente invisibles.
  • No requieren cuidados especiales, ya que permanecen en su lugar de forma permanente.
  • Deben ser revisados periódicamente por el ortodoncista para asegurarse de que siguen funcionando correctamente.

Retenedores removibles

  • Están hechos de plástico o acrílico y se ajustan a los dientes.
  • El paciente debe quitárselos para comer, cepillarse los dientes y usar el hilo dental.
  • Es importante seguir las instrucciones del ortodoncista sobre el tiempo de uso y la limpieza del retenedor.

Profilaxis Casera: 5 Consejos Para Hacerla - Clínica Cristina Viyuela

¿Por qué son tan importantes?

Porque su función es asegurar el mantenimiento de los buenos resultados conseguidos. Generalmente, cumplen tres objetivos muy importantes, tras la retirada de una ortodoncia.

  1. Evitar el movimiento de los dientes, especialmente en pacientes en edad de crecimiento. Estos, evidentemente son más propensos a que sus dientes se muevan por todos los cambios que experimentan. Estos cambios producidos durante esta etapa pueden alterar los resultados conseguidos durante la ortodoncia.
  2. Durante un tratamiento de ortodoncia, los tejidos gingivales y periodontales se ven también afectados. Esto es por el movimiento que se va ejerciendo sobre los mismos. Estos tejidos necesitarán tiempo para reorganizarse una vez finaliza el tratamiento ortodóntico, y los retenedores dentales ayudan a esta reorganización gingival y periodontal.
  3. Los dientes también quedan en una posición inestable tras el tratamiento de ortodoncia. En esto interfieren también los tejidos gingivales y periodontales. El uso de retenedores ejercerá presión necesaria para que los dientes no se desplacen.

¿Qué retenedores recomendamos en nuestra clínica dental?

Aunque todos cumplen la misma función, existen distintos tipos de retenedores. Cada uno tiene unas peculiaridades y emplea unos materiales distintos. Pero sin duda, el favorito de nuestros pacientes, y nuestra primera recomendación son los Vivera Retainers, de la familia Invisalign, técnica de la que especialista la Dra. Cristina Viyuela. Los Vivera están fabricados con la misma tecnología que los alineadores Invisalign, son transparentes, estéticos, cómodos y removibles. Utilizan el software ClinCheck, un avanzado proceso de fabricación que permite crear aparatos personalizados que se ajustan a la boca del paciente, evitando rozaduras e incomodidades.

Además de conseguir mantener los resultados de la ortodoncia Invisalign a largo plazo, los Vivera Retainers son, en sí, más resistentes que otros aparatos dentales. El material termoplástico del que están fabricados es un 30% más resistente que los alambres u otros materiales, lo que resulta decisivo en su efecto.

Cabe señalar que, los retenedores Vivera Retainers, son compatibles con otro tipo de ortodoncias, por ejemplo los brackets estéticos o autoligrables. No están pensados en exclusiva para pacientes que han llevado Invisalign. Unos dientes bonitos no son solo una buena carta de presentación, sino que además una alineación correcta mejora la función de los huesos y tejidos alrededor y la salud periodontal en general. De ahí la importancia de mantener los efectos de una ortodoncia cuando termina con estos seguros dentales.

Consejos para cuidar de tus retenedores dentales

Limpieza

  • Cepilla tu retenedor al menos dos veces al día, igual que tus dientes. Utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves y pasta dental regular.
  • Presta atención a todas las superficies del retenedor, incluyendo las zonas que están en contacto con tus dientes y encías.
  • Puedes usar un cepillo de dientes especial para retenedores, si lo deseas. Estos cepillos tienen cerdas más finas y suaves que pueden llegar a zonas más difíciles de alcanzar.
  • Enjuaga bien el retenedor con agua fría después de cada cepillado para eliminar cualquier residuo de pasta dental.

Enjuague

  • Enjuaga tu retenedor con agua fría siempre que lo retires de tu boca, incluso entre comidas.
  • Esto ayudará a eliminar cualquier bacteria o residuo de comida que pueda haberse acumulado.

Almacenamiento

  • Cuando no estés usando tu retenedor, guárdalo en un estuche rígido y ventilado.
  • No lo dejes en un lugar donde pueda estar expuesto al calor o al sol directo.
  • El calor puede deformar el retenedor y hacerlo inutilizable.
  • Si no tienes un estuche, puedes envolver el retenedor en un paño limpio y seco.

Protección contra el calor

  • Evita exponer tu retenedor al calor excesivo.
  • No lo pongas en agua caliente, ni en el lavavajillas ni en el microondas.
  • No lo dejes en el coche al sol.
  • El calor puede deformar el retenedor y hacerlo inutilizable.

Masticación

  • No muerdas ni mastiques tu retenedor.
  • Esto puede dañarlo y hacerlo inutilizable.
  • Si necesitas quitarte el retenedor para comer, hazlo con cuidado y guárdalo en su estuche inmediatamente después.

Citas con el ortodoncista

  • Acude a tus citas regulares con el ortodoncista para que revise tu retenedor.
  • El ortodoncista podrá comprobar si el retenedor se ajusta correctamente y si está funcionando correctamente.
  • También podrá darte consejos para limpiar y cuidar tu retenedor.

¿Necesitas más información o te ha quedado alguna duda por resolver? Infórmate sin ningún compromiso ¡pide ya tu cita en nuestra clínica de Gran Vía Hortaleza o en la clínica de la calle Zurbano!

Un abrazo.

Equipo CRISTINA VIYUELA + CO

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?