TRAUMATISMO DENTAL

El traumatismo dental accidental de los dientes es un motivo de consulta muy frecuente en clínicas de odontología infantil. Los golpes en los dientes pueden afectar a los dientes temporales y también a los definitivos.

Aunque es común a partir de los 2 años, cuando los peques comienzan a caminar (no coordinan bien sus movimientos), los niños de entre 6 y 12 años son los que más traumatismos sufren, alcanzando el mayor índice a los 9 años. Estos traumatismos dentales pueden afectar a unos pocos dientes, normalmente delanteros (incisivos), tanto de leche como permanentes.

La gravedad de las lesiones dentales infantiles es variable, ya que se puede tratar desde la pérdida de un trocito de esmalte acompañada de lesiones en tejidos blandos hasta la pérdida total de la pieza a causa de un golpe. Independientemente del peligro, la intervención urgente por parte de vuestro dentista le proporcionará al niño mayores posibilidades de éxito.

TIPOS DE TRAUMATISMO DENTAL

TRAUMATISMOS EN LA DENTICIÓN TEMPORAL

Los traumatismos en los dientes temporales tienen su importancia, ya que pueden afectar al diente permanente que está situado inmediatamente por encima de éste. Es por eso que resulta tan importante el seguimiento clínico y radiográfico del mismo.

TRAUMATISMOS EN LA DENTICIÓN DEFINITIVA

En el caso de sufrir traumatismos en la dentición definitiva, lo mejor es llamar y acudir lo antes posible al Odontopediatra, que dará las pautas a seguir para minimizar las consecuencias del trauma.

SÍNTOMAS DEL TRAUMATISMO DENTAL

Los signos de un traumatismo son muchas veces visibles a simple vista, en caso de que la fractura se haya producido en la corona. Otras veces, sin embargo, el daño se produce en la raíz, es decir, en la zona del diente que se encuentra dentro del hueso. En estos casos, el diagnóstico es algo más complicado y requiere de una minuciosa historia clínica y exploración radiográfica.

¿QUÉ HACER ANTE UN TRAUMATISMO DENTAL?

¿QUÉ HACER ANTE UNA CAÍDA QUE AFECTE A UN DIENTE TEMPORAL?

Acudir a un odontopediatra para valorar las consecuencias del traumatismo y seguimiento a largo plazo para evitar lesiones sobre el diente permanente. Si el traumatismo ocasiona una avulsión (salida del diente del orificio óseo) del diente temporal, NO REIMPLANTAR.

¿QUÉ HACER ANTE UNA CAÍDA QUE AFECTE A UN DIENTE PERMANENTE?

Consultar a un odontopediatra, o en su defecto a un dentista generalista lo antes posible tras el accidente. Esta actuación tiene las siguientes ventajas:

1.-Mayor probabilidad de conservar la vitalidad del diente.

2.-Se podrá aplicar un tratamiento conservador.

3.-Mejora el pronóstico y se previenen complicaciones futuras así como otros tratamientos más costosos y laboriosos.

Es muy importante que todos los traumatismos dentarios sean diagnosticados y tratados inmediatamente. Además, deben ser controlados durante un largo periodo de tiempo.

¿QUE HACER SI UN DIENTE PERMANENTE SE HA FRACTURADO?

Ante cualquier traumatismo en los dientes, se ha de acudir a un odontopediatra o, en su defecto, a un dentista generalista, inmediatamente después del traumatismo, para que se pueda practicar una exploración clínica y radiográfica que:

1.-Confirme o descarte la presencia de fracturas accesorias, incluso de la raíz del diente.

2.- Excluya la presencia de fragmentos dentarios o cuerpos extraños en labios y mejillas.

Si se puede conseguir el fragmento dentario fracturado, conservarlo en agua y llevarlo al odontopediatra, ya que puede ser adherido al diente para recuperar la forma que tenía antes del traumatismo. En caso contrario, el odontopediatra realizará la reconstrucción estética con resinas compuestas.

¿Y SI A CAUSA DE UN ACCIDENTE, EL DIENTE SALE DESPEDIDO DE LA BOCA?

1.-Asegurarse que no es un diente primario o de leche ya que no deben reimplantarse.

2.-Mantener al herido en calma.

3.-Encontrar el diente y cogerlo por la corona (la parte más blanca). Evitar tocar la raíz (la parte más amarilla).

4.-Si el diente está sucio, lavarlo con agua corriente durante 10 segundos sujetándolo por la corona. No tocar ni frotar ni rascar la raíz.

5.-Animar al paciente, a su padre o a los cuidadores, a reimplantar el diente y reposicionarlo en el alveolo dentario. Un vez colocado, hacer morder un pañuelo para mantenerlo en la posición y acudir de inmediato a la consulta odontopediátrica.

6.-Si no fuera posible reimplantar el diente, poner el diente en un medio de conservación adecuado (vaso de leche o con suero salino). El diente puede ser transportado, también en la boca guardándolo entre los molares o en el interior de la mejilla. Evitar guardarlo en agua.

7.-Acudir al Odontopediatra de manera urgente. Cuanto más tiempo se tarde en reimplantar menos posibilidades de curación y más riesgo de complicaciones

 Si tu pequeño o tu habeis sufrido un traumatismo dental, pide cita sin compromiso para poder valorar soluciones y recuperar la sonrisa.

← PreviousNext →

Tratamientos Relacionados