Skip to main content
Consejos

¿Qué es el paladar? Partes y funciones

El paladar es una estructura anatómica esencial en la cavidad oral que desempeña un papel fundamental en varias funciones, desde la masticación y la deglución hasta la articulación del habla

Situado en la parte superior de la boca, el paladar consta de diferentes partes que trabajan en conjunto para cumplir diversas funciones fisiológicas y sensoriales. Comprender la anatomía y las funciones del paladar es fundamental para entender la importancia de esta estructura en la salud bucal y el bienestar general. En este artículo, exploraremos en detalle las partes que componen el paladar, así como sus funciones principales en el proceso de alimentación, el habla y la salud oral en general.

¿Qué es el paladar? 

El paladar es una estructura anatómica que forma el techo de la cavidad oral y separa la boca de la cavidad nasal. Es una parte importante de la anatomía bucal y desempeña varias funciones esenciales en la masticación, la deglución, el habla y la respiración. El paladar consta de dos partes principales: el paladar duro, que es la porción anterior y está formado por hueso, y el paladar blando, que es la porción posterior y está compuesto principalmente por tejido muscular y membranas mucosas. 

Juntos, el paladar duro y el paladar blando contribuyen a la formación del techo de la boca y desempeñan un papel crucial en la fonación y la articulación del habla, así como en el proceso de alimentación al ayudar a dirigir los alimentos hacia la garganta durante la deglución. Además, el paladar también actúa como una barrera protectora entre la cavidad oral y la cavidad nasal, evitando que los alimentos y líquidos entren en las fosas nasales durante la deglución.

Partes del paladar 

El paladar está compuesto por dos partes principales: el paladar duro y el paladar blando. A continuación, se detallan estas partes del paladar:

Paladar duro

  • Esta es la parte anterior del paladar y constituye aproximadamente dos tercios de su longitud total.
  • Está formado por huesos maxilares y palatinos, que son parte del cráneo.
  • La superficie del paladar duro es relativamente plana y lisa.
  • En su parte anterior, el paladar duro se une a las encías superiores y al maxilar, formando así el arco dental superior.
  • Es la parte del paladar que soporta el peso de los alimentos durante la masticación.

Paladar blando

  • También conocido como velo del paladar, esta es la porción posterior del paladar.
  • Está compuesto principalmente por tejido muscular y membranas mucosas.
  • El paladar blando es más flexible que el paladar duro y se extiende hacia abajo desde la parte posterior del paladar duro.
  • Durante la deglución, el paladar blando se eleva para cerrar la conexión entre la cavidad oral y la cavidad nasal, evitando que los alimentos y líquidos ingresen en las fosas nasales.
  • En el extremo posterior del paladar blando, hay una estructura pendular llamada úvula, que cuelga hacia abajo en el centro del velo del paladar.
  • La úvula y el paladar blando ayudan a regular el flujo de aire y alimentos durante la deglución y el habla.

En conjunto, el paladar duro y el paladar blando forman una estructura crucial en la cavidad oral que desempeña un papel fundamental en la alimentación, la fonación y la protección de las vías respiratorias durante la deglución.

¿Para qué sirve el paladar?

El paladar cumple diversas funciones vitales en el sistema respiratorio y digestivo, así como en el proceso del habla. A continuación, se detallan algunas de las principales funciones del paladar:

Masticación y deglución

Durante el proceso de masticación, el paladar duro proporciona una superficie sólida sobre la cual los alimentos pueden ser triturados por los dientes. Además, el paladar blando se eleva durante la deglución para cerrar la conexión entre la cavidad oral y la cavidad nasal, evitando que los alimentos y líquidos ingresen en las fosas nasales. Esto permite que los alimentos sean dirigidos hacia la garganta y, posteriormente, hacia el esófago para su posterior digestión.

Habla y articulación

El paladar es crucial para la producción de sonidos durante el habla. Durante la articulación de ciertos sonidos como las consonantes nasales (por ejemplo, la «n» y la «m»), el paladar blando se eleva para cerrar la conexión con la cavidad nasal, dirigiendo el flujo de aire exclusivamente hacia la boca. Asimismo, el paladar duro actúa como punto de contacto para ciertos sonidos, como las oclusivas (por ejemplo, la «t» y la «d»), al ayudar a modular el flujo de aire a través de la cavidad oral.

Protección de las vías respiratorias

Durante la deglución, el paladar blando se eleva para cerrar la conexión entre la cavidad oral y la cavidad nasal, evitando que los alimentos y líquidos ingresen en las fosas nasales. Esto es crucial para evitar la aspiración de alimentos o líquidos hacia las vías respiratorias, lo que podría provocar problemas respiratorios graves.

Sensación de sabor y textura

El paladar está cubierto por numerosas papilas gustativas, especialmente en la parte posterior de la lengua y en el paladar blando. Estas papilas gustativas son responsables de detectar los sabores y las texturas de los alimentos, lo que contribuye a la experiencia sensorial durante la alimentación.

¿Por qué es importante el paladar?

El paladar es fundamental para la salud oral por varias razones clave:

  • Masticación adecuada: el paladar proporciona una superficie firme sobre la cual los alimentos pueden ser triturados por los dientes durante la masticación. Una masticación adecuada es esencial para la digestión adecuada de los alimentos y para garantizar la absorción de nutrientes esenciales para la salud bucal y general.
  • Deglución segura: durante la deglución, el paladar blando se eleva para cerrar la conexión entre la cavidad oral y la cavidad nasal, evitando que los alimentos y líquidos ingresen en las fosas nasales. Esto es crucial para prevenir la aspiración de alimentos o líquidos hacia las vías respiratorias, lo que podría causar problemas respiratorios graves.
  • Articulación del habla: es fundamental para la producción de sonidos durante el habla. Durante la articulación de ciertos sonidos, el paladar blando se eleva para cerrar la conexión con la cavidad nasal, dirigiendo el flujo de aire exclusivamente hacia la boca. Además, el paladar duro actúa como punto de contacto para ciertos sonidos, ayudando a modular el flujo de aire y contribuyendo así a una articulación clara y precisa del habla.
  • Protección de las vías respiratorias: el paladar blando, al cerrar la conexión entre la cavidad oral y la cavidad nasal durante la deglución, evita la entrada de alimentos y líquidos en las vías respiratorias. Esto es crucial para prevenir la aspiración de partículas extrañas hacia los pulmones, lo que podría provocar problemas respiratorios y de salud.
  • Sensación de sabor y textura: el paladar está cubierto por papilas gustativas que son responsables de detectar los sabores y las texturas de los alimentos. Una función gustativa adecuada es esencial para una experiencia sensorial completa durante la alimentación, lo que puede influir en la ingesta de alimentos y en la nutrición general.

Patologías orales asociadas al paladar

  • Fisura palatina: la fisura palatina es un defecto congénito en el cual el paladar duro y/o el paladar blando no se cierran completamente durante el desarrollo fetal, dejando una abertura en el techo de la boca. Esto puede provocar dificultades en la alimentación, el habla y aumentar el riesgo de infecciones del oído medio.
  • Paladar hendido: similar a la fisura palatina, el paladar hendido es una anomalía congénita en la que hay una abertura en el paladar duro y/o blando. Esto puede requerir cirugía para corregir la apertura y restaurar la función adecuada del paladar.
  • Úvula bífida: la úvula bífida es una condición en la que la úvula, la estructura en forma de campana en la parte posterior del paladar blando, está dividida en dos. Aunque generalmente no causa problemas significativos, puede estar asociada con ronquidos o problemas de habla en algunos casos.
  • Úvula alargada: en algunos casos, la úvula puede ser anormalmente larga, lo que puede provocar molestias, irritación de la garganta y ronquidos. Esta condición a veces puede tratarse con cirugía para acortar la úvula.
  • Infecciones fúngicas: el paladar, especialmente el paladar blando, puede ser susceptible a infecciones por hongos, como la candidiasis oral, también conocida como muguet. Esto puede ocurrir especialmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados o que están tomando ciertos medicamentos como los antibióticos.
  • Lesiones o traumas: las lesiones en el paladar, como cortes, abrasiones o quemaduras, pueden ocurrir como resultado de accidentes, mordeduras o consumo de alimentos o bebidas calientes. Estas lesiones pueden causar molestias, dolor e incluso infecciones si no se tratan adecuadamente.
Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?