Skip to main content

Experimentar dolor agudo al tragar, ya sea al comer alimentos o simplemente al tragar saliva, puede ser un síntoma desconcertante y preocupante. Cuando esto suceden hablamos de odinofagia, una patología que no solo afecta la calidad de vida, sino que también puede ser una señal de otras patologías latentes. En este artículo, nos hablaremos de la odinofagia, sus causas, síntomas y los tratamientos disponibles.

¿Qué es la odinofagia?

La odinofagia es un trastorno en el que la acción de tragar se ve obstaculizada y causa molestias significativas. Se manifiesta a través de dolor en áreas como la garganta, la boca o el esófago al ingerir alimentos sólidos, líquidos e incluso al tragar saliva. Aunque en algunos casos la afección puede resolverse rápidamente, la persistencia del dolor a largo plazo puede indicar problemas más graves, como inflamación en los músculos, mucosas y tejidos esofágicos, bucales y faríngeos, e incluso condiciones más graves de origen infeccioso, entre otras.

La gravedad de la odinofagia está directamente relacionada con la intensidad del dolor experimentado y las características de los alimentos que se intentan ingerir. En casos extremadamente severos, los pacientes pueden experimentar dolor intenso, incluso al tragar saliva o al realizar acciones tan básicas como respirar. Es crucial reconocer los síntomas de la odinofagia y buscar la atención médica adecuada para comprender la causa subyacente y determinar el tratamiento más apropiado.

Síntomas de la odinofagia 

  • Dolor al tragar: la característica principal de la odinofagia es el dolor al tragar, que puede sentirse en la garganta, la boca o el esófago. Este dolor puede variar desde molestias leves hasta una sensación aguda y punzante.
  • Molestias al ingerir alimentos: el acto de comer, ya sean alimentos sólidos o líquidos, puede resultar incómodo y doloroso. Las molestias pueden aumentar dependiendo de la consistencia y textura de los alimentos.
  • Malestar al tragar saliva: incluso la acción de tragar saliva puede provocar malestar en casos más severos de odinofagia. Esto puede contribuir a la incomodidad constante del paciente.
  • Sensación de obstrucción: algunas personas experimentan una sensación de obstrucción o nudo en la garganta al intentar tragar. Esto puede generar ansiedad y aumentar la dificultad para comer.
  • Dolor a largo plazo: la odinofagia que persiste a lo largo del tiempo, especialmente si no se resuelve con medidas simples como beber líquidos o cambiar la dieta, puede ser indicativo de una condición subyacente más seria.
  • Dificultad para respirar: en casos más graves, la odinofagia puede ir acompañada de dificultad para respirar, especialmente al tragar o ingerir alimentos. Esto puede requerir atención médica urgente.
  • Pérdida de peso inexplicada: en situaciones crónicas, la odinofagia puede llevar a la pérdida de peso inexplicada debido a la dificultad para alimentarse adecuadamente.

Si identificas algunos o varios de estos síntomas, en la Clínica dental Cristina Viyuela + CO te recomendamos buscar la atención de un profesional de la salud para un diagnóstico preciso y la implementación de un plan de tratamiento adecuado.

Causas de la odinofagia 

La odinofagia, caracterizada por dificultad y dolor al tragar, puede estar vinculada a diversas causas, algunas de las cuales incluyen patologías orales, irritación de los tejidos, cáncer o tumores, así como úlceras. Estas son algunas de las causas más comunes: 

Patologías orales 

Las afecciones orales, como la gingivitis, periodontitis o infecciones en la boca, pueden contribuir a la odinofagia. La presencia de inflamación o infección en las encías, dientes o lengua puede generar molestias al tragar.

Irritación de los tejidos 

La irritación de los tejidos de la garganta, esófago o boca puede ser causada por diversos factores, como el reflujo ácido crónico, el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol o la exposición a sustancias irritantes. Esta irritación constante puede desencadenar dolor al tragar.

Cáncer o tumores 

Aunque menos común, el cáncer en la garganta, esófago o incluso en áreas cercanas como la laringe puede manifestarse con síntomas de odinofagia. Los tumores pueden causar obstrucción y dolor al tragar, especialmente a medida que crecen.

Úlceras 

La presencia de úlceras en el esófago o en el revestimiento interno de la boca puede causar dolor significativo al tragar. Las úlceras pueden ser el resultado de infecciones, irritación crónica o condiciones médicas subyacentes.

Es importante mencionar que estas son solo algunas de las posibles causas y que la odinofagia puede ser un síntoma complejo con múltiples factores contribuyentes. Además, existen otras condiciones médicas, como enfermedades autoinmunes, trastornos neuromusculares y enfermedades infecciosas, que también pueden desencadenar dolor al tragar. 

¿Cómo se trata la odinofagia?

Para tratar un caso de odinofagia, es esencial obtener un diagnóstico preciso, ya que este síntoma generalmente es el resultado de una patología subyacente. El tratamiento no se centra únicamente en aliviar el síntoma, sino en abordar la posible enfermedad causante. Estos son algunos de los tratamientos más comunes: 

  • Si es consecuencia de una infección: como la amigdalitis, el tratamiento generalmente implica el uso de antibióticos junto con analgésicos orales para aliviar el dolor y facilitar la alimentación durante el curso del tratamiento.
  • Si está causada por hongos: en el caso de odinofagia causada por hongos en la boca y garganta, como la candidiasis, se prescriben medicamentos antimicóticos específicos para combatir la infección.
  • Si está relacionada con la acidez estomacal: cuando está vinculada a la acidez estomacal, el tratamiento se personaliza a través de una evaluación detallada del médico. Esto permite identificar las causas subyacentes de la anomalía gástrica y recetar el tratamiento adecuado según el diagnóstico.

Aunque la odinofagia puede ser molesta e interferir en la rutina diaria, es crucial saber que se puede tratar. Una vez se identifica su causa u origen, el tratamiento es efectivo y alivia los síntomas en un periodo de tiempo relativamente corto. La clave está en buscar atención médica a la mayor celeridad posible, para tratar la patología en sus etapas iniciales y acelerar el proceso de recuperación. 

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?