Skip to main content
Patologías

Muguet oral en bebés: ¿qué es y cómo se trata?

El muguet oral, también conocido como candidiasis oral, es una infección micótica común en la cavidad bucal causada por el hongo Candida albicans. Esta afección puede afectar a personas de todas las edades, pero es más frecuente en bebés o en aquellos con sistemas inmunológicos comprometidos. 

Se manifiesta principalmente en forma de manchas blancas en la lengua, las encías, el paladar y el interior de las mejillas, que pueden provocar molestias como ardor, dolor o dificultad para tragar.

El tratamiento del muguet oral es crucial para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones más graves. 

¿Qué es el muguet oral?

El muguet oral, también conocido como candidiasis oral, es una infección micótica que afecta la cavidad bucal, caracterizada por el crecimiento excesivo del hongo Candida albicans. Esta afección es especialmente común en bebés y puede presentarse como parches blancos en la boca que pueden ser difíciles de eliminar.

Los bebés son más susceptibles al muguet oral debido a la inmadurez de su sistema inmunológico y a la exposición frecuente al hongo Candida albicans durante el parto o la lactancia materna. Además, el uso prolongado de chupetes, biberones y la presencia de saliva en la boca del bebé pueden crear un ambiente propicio para el crecimiento del hongo.

El muguet oral en los bebés puede causar molestias, irritabilidad y dificultad para alimentarse. Es importante que los padres estén atentos a los signos y síntomas del muguet oral en sus bebés y busquen tratamiento médico adecuado si se sospecha de esta infección.

Causas del muguet en bebés 

Este hongo es parte de la microbiota normal presente en la boca y el tracto gastrointestinal de muchas personas, pero puede proliferar de manera descontrolada en ciertas condiciones, causando la candidiasis oral. Entre las causas específicas del muguet oral en bebés se incluyen:

  • Sistema inmunológico inmaduro: los bebés tienen un sistema inmunológico aún en desarrollo, lo que los hace más susceptibles a las infecciones por hongos como el Candida albicans. La inmadurez del sistema inmunológico puede dificultar la capacidad del organismo para combatir la proliferación del hongo en la boca del bebé.
  • Transmisión durante el parto: durante el parto vaginal, los bebés pueden estar expuestos al hongo Candida albicans presente en la vagina de la madre, lo que aumenta el riesgo de desarrollar muguet oral poco después del nacimiento.
  • Uso de antibióticos: el uso prolongado de antibióticos tanto en la madre durante el parto como en el bebé después del nacimiento puede alterar el equilibrio de la microbiota en la boca y el tracto gastrointestinal, lo que favorece el crecimiento del hongo Candida albicans y aumenta el riesgo de desarrollar muguet oral.
  • Humedad y calidez en la boca: el ambiente cálido y húmedo de la boca del bebé, combinado con la presencia constante de saliva, puede crear condiciones favorables para el crecimiento del hongo Candida albicans y el desarrollo de la candidiasis oral.
  • Uso de chupetes y biberones: el uso frecuente de chupetes y biberones puede aumentar el riesgo de muguet oral en bebés, ya que estos dispositivos pueden albergar y transmitir el hongo Candida albicans. Además, la acumulación de restos de leche en la boca del bebé proporciona un sustrato para el crecimiento del hongo.
  • Contacto con objetos contaminados: el contacto con objetos contaminados, como tetinas de biberones o juguetes, puede introducir el hongo Candida albicans en la boca del bebé y favorecer el desarrollo de muguet oral.

Síntomas del muguet 

Manchas blancas en la boca

Uno de los signos más comunes del muguet oral en bebés son las manchas blancas, cremosas y similares al queso cottage que aparecen en la lengua, las encías, el paladar y el interior de las mejillas. Estas manchas pueden ser difíciles de desprender y pueden propagarse a otras áreas de la boca si no se tratan.

Irritabilidad y malestar

Los bebés con muguet oral pueden manifestar irritabilidad y malestar, especialmente durante la alimentación. La presencia de manchas blancas dolorosas en la boca puede dificultar la succión y la deglución, lo que puede provocar rechazo del pecho o del biberón.

Dificultad para alimentarse

Debido al malestar causado por las manchas blancas dolorosas en la boca, los bebés con muguet oral pueden mostrar dificultad para alimentarse, lo que puede manifestarse en rechazo del pecho o del biberón, o en una menor ingesta de alimentos.

Boca y lengua rojas e inflamadas

Además de las manchas blancas, la boca y la lengua del bebé pueden estar enrojecidas e inflamadas debido a la irritación causada por la infección fúngica.

Salivación excesiva

Algunos bebés con muguet oral pueden salivar más de lo habitual como respuesta al malestar causado por la infección en la boca.

Falta de aumento de peso

En casos más severos, donde la infección causa una interferencia significativa en la alimentación, los bebés pueden experimentar una falta de aumento de peso o incluso una pérdida de peso.

Es importante tener en cuenta que no todos los bebés presentan todos estos síntomas, y algunos bebés pueden tener síntomas más leves que otros. 

Sin embargo, si se sospecha de muguet oral en un bebé debido a la presencia de manchas blancas en la boca o a cambios en el comportamiento alimentario, es importante buscar atención médica para un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

¿Cómo se trata el muguet?

El tratamiento del muguet oral en bebés generalmente implica medidas dirigidas a eliminar la infección fúngica y aliviar los síntomas asociados. Algunas de las estrategias comunes utilizadas para tratar el muguet en bebés incluyen:

Uso de antifúngicos tópicos

E tratamiento principal para el muguet oral en bebés es el uso de antifúngicos tópicos que se aplican directamente en la boca del bebé. La nistatina es el antifúngico más comúnmente recetado para tratar el muguet en bebés. Se aplica varias veces al día en las áreas afectadas de la boca del bebé utilizando un aplicador especial o un dedo limpio. Es importante seguir las indicaciones del médico o del farmacéutico en cuanto a la dosificación y la duración del tratamiento.

Higiene bucal adecuada

Mantener una buena higiene bucal es importante para ayudar a eliminar el hongo Candida albicans y prevenir la recurrencia del muguet oral en bebés. Esto puede incluir limpiar suavemente la lengua, las encías y el interior de las mejillas del bebé con una gasa húmeda después de cada alimentación para eliminar los restos de leche y otros residuos.

Tratamiento de las madres lactantes

Si el bebé está siendo amamantado y presenta muguet oral, es importante tratar también a la madre para prevenir la reinfección. Esto puede implicar el uso de cremas o ungüentos antifúngicos tópicos en los pezones y la areola después de cada alimentación, así como el uso de una bomba de extracción de leche para evitar la propagación del hongo.

Control de los factores de riesgo

Identificar y controlar los factores de riesgo que pueden contribuir al desarrollo del muguet oral en bebés es importante para prevenir la recurrencia de la infección. Esto puede incluir evitar el uso excesivo de antibióticos, mantener una buena higiene bucal, esterilizar chupetes y biberones, y controlar condiciones médicas subyacentes que puedan debilitar el sistema inmunológico.

Es importante seguir todas las indicaciones y recomendaciones del médico en cuanto al tratamiento del muguet oral en bebés. 

Si los síntomas persisten o empeoran a pesar del tratamiento, se debe buscar atención médica adicional para una evaluación más exhaustiva y un ajuste del plan de tratamiento si es necesario.

La detección temprana y el tratamiento adecuado del muguet oral en bebés son fundamentales para aliviar el malestar del bebé y prevenir complicaciones más graves.

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?