Si todavía no sabes lo que es un irrigador bucal significa que a tu boca no le estás dando todos los cuidados que necesita. Y es que un irrigador no es un simple instrumento, se trata de una técnica que puede convertirse en tu mayor aliado para librar a tu boca de bacterias indeseadas. Desde nuestra Clínica CRISTINA VIYUELA te contamos todo lo que debes saber sobre este instrumento que deberías incluir desde ya en tu rutina de higiene diaria.

Irrigador bucal, ¿por qué necesitas uno?

Como siempre decimos en nuestra clínica dental, una buena higiene bucal empieza desde casa. Es muy importante adoptar hábitos correctos que hagan brillar nuestra sonrisa y mantenerla sana. En ello el irrigador bucal puede ayudarte, y mucho.

Se trata de una técnica que no sustituye al cepillado, sino que lo complementa. La combinación permite conseguir una mejor limpieza bucal y con ello reducir la aparición de una serie de problemas bucodentales. La buena noticia es que lo puedes usar a diario desde tu propia casa. Funciona usando agua a presión, o enjuague bucal, para desprender la placa entre los dientes, alrededor del margen de la encía y en las bolsas periodontales.

Los estudios han demostrado que usando un irrigador bucal junto con el cepillado diario dos veces al día es posible eliminar un 99% más de placa que si solamente se utiliza un cepillo de dientes. El uso de un irrigador bucal mejora la salud de las encías hasta un 93% en comparación con el cepillado solo.

 Qué es un irrigador bucal e indicaciones - Clínica CRISTINA VIYUELA

¿Cómo se utiliza el irrigador bucal?

Por si todavía no te ha convencido esta técnica, te contamos que además es muy sencilla de usar. Los pasos a seguir para comenzar a tener una boca sana y cuidada son así de fáciles:

  • Antes de usar el irrigador, deber haberte cepillado los dientes. También es recomendable haber usado la seda dental.
  • El segundo paso consiste en rellenar el depósito con agua o con un colutorio bucal, en función de tus necesidades. Si usas colutorio, recuerda no beber agua hasta 30 minutos después de su uso para que tenga tiempo de actuar en la boca.
  • Coloca la boquilla e introduce el irrigador en tu boca, sobre las encías.
  • Enciende el irrigador y direcciona el chorro de agua a lo largo de las encías y entre los dientes. Se puede regular el chorro para aplicarle la intensidad que necesites. Nuestra recomendación es utilizarlo al menos durante uno o dos minutos al día.

¿Para qué tratamientos se utiliza?

Un irrigador bucal resulta muy útil para evitar la aparición de distintas enfermedades bucodentales. Algunas de las afecciones que te puede ayudar a combatir son:

Enfermedades periodontales.

Un irrigador bucal ayuda a controlar la gingivitis, especialmente en aquellos pacientes que no tienen o no pueden realizar una higiene interproximal adecuada. Este instrumento permite eliminar la placa bacteriana y los restos de comida que no pueden ser eliminados con el cepillo dental, evitando que la enfermedad periodontal avance, por culpa de la formación de sarro, que se genera cuando esta biopélicula no es retirada correctamente. Está demostrado que su uso reduce significativamente la gingivitis o periodontitis. Tan solo dos semanas después de su uso se puede observar que el agua a presión durante tres segundos puede eliminar el 99,9% de la placa bacteriana.

Halitosis

Un irrigador bucal también puede ayudarte a eliminar el mal aliento. Gracias a que la limpieza es mucha más profunda puedes conseguir una boca mucho más fresca, más limpia y libre de halitosis.

Caries

Entre otros de sus beneficios, el irrigador previene la aparición de caries. Esto es porque favorece que las bacterias queden acumuladas entre los dientes. Además, reduce la placa dental. Sarro, caries y otras dolencias se ven atenuadas y casi reducidas gracias a este instrumento.

Aparatos de ortodoncia

El irrigador dental es la herramienta perfecta para aquellas personas que llevan aparatos de ortodoncia con brackets. El chorro de agua a presión es la ayuda necesaria para eliminar los restos de placa bacteriana que se aloja entre los brackets o entre las piezas dentales. Sin embargo, también puede utilizarse durante otro tipo de ortodoncias, aunque sean removibles, como la ortodoncia invisible Invisalign. De por sí, la limpieza es más sencilla con Invisalign, ya que se pueden quitar las férulas para realizar la higiene bucal. Pero si a ello le añadimos el uso de un irrigador bucal, la limpieza ya es más que correcta.

Implantes dentales

Este dispositivo está especialmente indicado en los pacientes con implantes dentales. El agua a presión es capaz de penetrar entre las coronas de los implantes, lo que los mantiene perfectamente libres de placa bacteriana y de restos alimenticios.

 

¿Necesitas más información o te ha quedado alguna duda? Infórmate sin ningún compromiso ¡pide ya tu cita en nuestra clínica de Gran Vía Hortaleza o en la  clínica de la calle Zurbano!

Un abrazo.

Equipo CRISTINA VIYUELA + CO

Qué es un irrigador bucal e indicaciones
Qué es un irrigador bucal e indicaciones
El irrigador bucal es un instrumento que puede ayudarte, y mucho, en tu higiene bucal diaria. Os contamos los beneficios de incluirlo en tu rutina.