Skip to main content
Patologías

Hongos en la lengua: ¿por qué salen?

La presencia de hongos en la lengua, conocida también como candidiasis oral o muguet, constituye una afección frecuente que afecta a un gran número de personas en todo el mundo. 

Estos hongos, pertenecientes a la familia Candida, pueden manifestarse visualmente mediante la aparición de manchas blancas en la lengua y en la cavidad bucal. 

¿Por qué salen? ¿Son peligrosos para la salud? Te contamos todo lo que necesitas saber sobre los hongos en la lengua. ¡Sigue leyendo! 

¿Qué son los hongos en la lengua? 

Los hongos en la lengua, también conocidos como candidiasis oral o muguet, se refieren a una infección causada por la proliferación excesiva de hongos, principalmente del género Candida, en la superficie de la lengua y la mucosa bucal.

Esta condición se caracteriza por la presencia de manchas blancas o placas en la lengua y en otras áreas de la boca, que pueden estar acompañadas de molestias como dolor, sensación de ardor o dificultad para tragar. 

Los hongos en la lengua son comunes y pueden afectar a personas de todas las edades, especialmente aquellas con sistemas inmunológicos debilitados, bajo tratamiento con antibióticos o que padecen condiciones médicas subyacentes. 

¿Cuáles son los síntomas de los hongos en la lengua?

Los síntomas de los hongos en la lengua, también conocidos como candidiasis oral o muguet, pueden variar en su presentación y gravedad. Algunos de los signos más comunes incluyen:

  • Manchas blancas o placas: estas pueden aparecer en la lengua, en la parte interna de las mejillas, en el paladar o en la garganta. Estas manchas suelen tener una textura similar al queso cottage y pueden desprenderse fácilmente al frotarlas, dejando áreas rojas y sensibles.
  • Dolor o sensibilidad: las áreas afectadas por los hongos en la lengua pueden volverse sensibles al tacto o dolorosas, especialmente durante la ingestión de alimentos o al hablar.
  • Sensación de ardor o picazón: muchas personas experimentan una sensación de ardor o picazón en la lengua y en la boca, especialmente al comer o beber.
  • Cambios en el gusto: algunas personas pueden notar cambios en el sentido del gusto, como un sabor metálico o desagradable en la boca, debido a la presencia de los hongos.
  • Boca seca: la candidiasis oral puede estar asociada con una sensación persistente de sequedad en la boca, lo que puede aumentar el malestar y la incomodidad.
  • Dificultad para tragar: en casos más graves, los hongos en la lengua pueden causar dificultades para tragar alimentos sólidos o líquidos, lo que puede afectar la capacidad para alimentarse adecuadamente.

Es importante tener en cuenta que los síntomas pueden variar dependiendo de la gravedad de la infección y de la salud general del individuo. Además, algunas personas pueden presentar candidiasis oral sin experimentar ningún síntoma evidente, especialmente si tienen un sistema inmunológico saludable. Si se experimentan estos síntomas, es importante acudir a la clínica dental para que se realice un análisis preciso de nuestra salud oral.

Causas de los hongos en la lengua

Las causas de los hongos en la lengua pueden ser diversas y están relacionadas con el desequilibrio en la microbiota oral y otros factores que favorecen el crecimiento excesivo de hongos. 

  • Uso de antibióticos: el uso prolongado o frecuente de antibióticos puede alterar el equilibrio natural de la microbiota oral, lo que favorece el crecimiento excesivo de hongos como Candida. Esto puede dar lugar a la aparición de candidiasis oral.
  • Inmunosupresión: las personas con sistemas inmunológicos debilitados, como aquellas con VIH/SIDA, cáncer, diabetes mal controlada o que toman medicamentos inmunosupresores, tienen un mayor riesgo de desarrollar candidiasis oral debido a una respuesta inmunitaria comprometida.
  • Diabetes: la diabetes mal controlada puede aumentar el riesgo de candidiasis oral, ya que el alto nivel de azúcar en la saliva proporciona un ambiente propicio para el crecimiento de hongos en la boca.
  • Uso de corticosteroides inhalados: las personas que utilizan inhaladores de corticosteroides para tratar enfermedades respiratorias como el asma pueden tener un mayor riesgo de desarrollar candidiasis oral, ya que estos medicamentos pueden alterar el equilibrio de la microbiota oral.
  • Higiene bucal deficiente: la falta de higiene bucal adecuada, como no cepillarse los dientes regularmente, no usar hilo dental o no limpiar correctamente las prótesis dentales, puede permitir que los hongos se acumulen en la boca y causen infecciones.
  • Tabaquismo: fumar puede debilitar el sistema inmunológico y dañar la mucosa bucal, lo que aumenta el riesgo de desarrollar candidiasis oral.
  • Edad avanzada: las personas de edad avanzada tienen un mayor riesgo de desarrollar candidiasis oral debido a cambios en la estructura y función de la mucosa oral, así como a la presencia de condiciones médicas subyacentes y medicamentos asociados.
  • Humectantes orales y prótesis dentales mal ajustadas: el uso de humectantes orales, así como las prótesis dentales mal ajustadas o que no se limpian adecuadamente, pueden crear condiciones favorables para el crecimiento de hongos en la boca.

Es importante tener en cuenta que estas son solo algunas de las causas comunes de los hongos en la lengua, y que la candidiasis oral puede ser el resultado de una combinación de factores en cada individuo. 

¿Cómo se tratan los hongos en la lengua?

El tratamiento de los hongos en la lengua suele implicar una combinación de enfoques para eliminar la infección por hongos y prevenir su recurrencia.

  • Antifúngicos tópicos: los medicamentos antifúngicos en forma de enjuagues bucales, geles o cremas se utilizan comúnmente para tratar los hongos en la lengua. Estos productos se aplican directamente sobre las áreas afectadas para eliminar los hongos y aliviar los síntomas. Algunos ejemplos de antifúngicos tópicos incluyen el clotrimazol, nistatina o miconazol.
  • Antifúngicos sistémicos: en casos más graves o persistentes de candidiasis oral, se pueden recetar medicamentos antifúngicos sistémicos, que se toman por vía oral. Estos medicamentos actúan en todo el cuerpo para combatir la infección por hongos. Algunos ejemplos de antifúngicos sistémicos incluyen el fluconazol, itraconazol o ketoconazol.
  • Enjuagues bucales con soluciones antimicóticas: se pueden recomendar enjuagues bucales con soluciones antimicóticas, como el bicarbonato de sodio o el vinagre de manzana diluido, para ayudar a reducir el crecimiento de hongos en la boca y aliviar los síntomas.
  • Medidas de higiene bucal: mantener una buena higiene bucal es fundamental para el tratamiento de los hongos en la lengua. Esto incluye cepillarse los dientes al menos dos veces al día, usar hilo dental regularmente, limpiar las prótesis dentales y enjuagarse la boca después de comer. También se puede recomendar evitar el consumo de alimentos y bebidas azucaradas, ya que el azúcar puede alimentar el crecimiento de los hongos.
  • Corrección de factores predisponentes: identificar y corregir los factores que predisponen a la candidiasis oral, como el uso prolongado de antibióticos, diabetes mal controlada, inmunosupresión u otras condiciones médicas subyacentes, es importante para prevenir la recurrencia de la infección.
  • Seguimiento médico: es importante seguir las indicaciones del médico y realizar visitas de seguimiento para evaluar la eficacia del tratamiento y realizar ajustes si es necesario. En algunos casos, puede ser necesario un tratamiento prolongado o cambios en la medicación para controlar la infección por hongos de manera efectiva.

Es fundamental que el tratamiento de los hongos en la lengua sea supervisado por un dentista o un médico, para asegurar un control adecuado de la infección y prevenir complicaciones. 

Además, es importante seguir todas las indicaciones del tratamiento y completar el curso de medicación según lo prescrito para garantizar una recuperación completa y prevenir la recurrencia de los hongos en la boca.

4 tips para evitar que te salgan hongos en la lengua

  • Buena higiene bucal: cepillarse los dientes al menos dos veces al día y usar hilo dental regularmente puede ayudar a eliminar los restos de alimentos y bacterias que pueden contribuir al crecimiento de hongos en la boca. Además, es importante limpiar correctamente las prótesis dentales, si se usan, y enjuagar la boca después de cada comida.
  • Evita el consumo excesivo de azúcar: los alimentos y bebidas azucaradas pueden proporcionar un ambiente propicio para el crecimiento de hongos en la boca. Trata de limitar tu consumo de dulces, refrescos y alimentos con alto contenido de azúcar para reducir el riesgo de desarrollar candidiasis oral.
  • Hidratación: mantenerse bien hidratado es fundamental para mantener la boca saludable y prevenir la sequedad bucal, que puede favorecer el crecimiento de hongos en la lengua. Bebe suficiente agua a lo largo del día y evita el consumo excesivo de bebidas que puedan deshidratarte, como el café o el alcohol.

Siguiendo estos consejos y manteniendo una buena higiene bucal, puedes reducir significativamente el riesgo de desarrollar hongos en la lengua y otras infecciones bucales. 

Sin embargo, si experimentas síntomas de candidiasis oral, como manchas blancas en la lengua o dolor al tragar, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico adecuado y el tratamiento necesario.

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?