Skip to main content
Consejos

¿Qué es el flúor y para qué sirve?

El flúor es un mineral esencial que desempeña un papel crucial en la salud dental y en la prevención de la caries dental. Se encuentra naturalmente en diversas fuentes, como minerales, agua de mar, vegetación y algunos alimentos y bebidas. Además de su presencia natural, en muchos lugares se añade flúor al agua potable como medida de salud pública para reducir la incidencia de caries en la población.

La adición de flúor al agua potable ha sido una práctica ampliamente respaldada por estudios científicos que han demostrado su eficacia en la reducción de caries dentales, especialmente en niños. El flúor ayuda a fortalecer el esmalte dental y a prevenir la desmineralización causada por los ácidos producidos por las bacterias en la boca.

Además de su importancia en la salud bucal, el flúor también se utiliza en diversas industrias, como la farmacéutica, la química y la metalurgia. Se emplea en la fabricación de productos como dentífricos, enjuagues bucales, suplementos vitamínicos, productos de limpieza y en la producción de aluminio y otros metales.

¿Qué es el flúor?

El flúor es un elemento químico esencial en odontología debido a su capacidad para fortalecer y proteger los tejidos calcificados, como el esmalte dental. 

Cuando se incorpora al esmalte, el flúor ayuda a remineralizarlo, haciéndolo más resistente a los ácidos que pueden causar caries. 

Esta propiedad del flúor lo convierte en un componente clave en muchos productos dentales, como pastas de dientes, enjuagues bucales y tratamientos profesionales, destinados a prevenir la formación de caries y promover la salud bucal. 

Además, el flúor también puede tener efectos beneficiosos en la salud ósea, fortaleciendo los huesos y previniendo la osteoporosis. Por lo tanto, su uso en odontología es fundamental para mantener una sonrisa saludable y prevenir enfermedades bucodentales.

Función del flúor en el cuerpo humano

El flúor desempeña un papel crucial en la salud del cuerpo humano, particularmente en el fortalecimiento de los huesos. Esto se debe a su capacidad para unirse al calcio, lo que contribuye a mejorar la estructura ósea y prevenir la osteoporosis.

En cuanto a su función en la salud dental, el flúor presenta varias propiedades beneficiosas. Cuando se ingiere a través de alimentos ricos en flúor, como parte de una dieta equilibrada, puede tener un efecto tópico al integrarse en la saliva en cantidades pequeñas. 

La saliva, al estar en contacto constante con los dientes, permite que el flúor ayude a reconstruir la superficie externa de los dientes, conocida como esmalte, fortaleciéndola y protegiéndola contra la desmineralización y las caries. De esta manera, el flúor contribuye significativamente a mantener la salud bucal y prevenir enfermedades dentales.

¿Por qué el flúor protege los dientes?

El flúor protege los dientes fortaleciendo su esmalte y aumentando su resistencia, lo que les permite repeler mejor los ácidos que causan la caries dental. Este mineral ejerce su acción protectora de dos maneras principales:

Acción sistémica antes de la erupción dental 

El flúor ingerido a través de alimentos, bebidas o suplementos se concentra en los huesos y en los dientes en desarrollo, fortaleciendo su esmalte antes de que erupcionen. Esto ayuda a que los dientes sean más resistentes a la caries desde una etapa temprana.

Acción tópica tras la erupción dental 

En los adultos, el flúor también mejora la dureza del esmalte de los dientes ya erupcionados. Esto se logra mediante la remineralización del esmalte, lo que ayuda a prevenir la formación de caries. Además de la ingesta de flúor a través de la dieta, el cepillado diario con pasta dental que contiene flúor también proporciona una acción tópica sobre la superficie dental, fortaleciendo y protegiendo los dientes contra la caries.

¿Para qué se usa el flúor?

El flúor se utiliza en diversas aplicaciones, tanto en el ámbito de la salud como en la industria. Algunos de los usos más comunes del flúor son:

  • Prevención de la caries dental: el flúor se utiliza ampliamente en la odontología para prevenir la formación de caries. Se añade a pastas dentales, enjuagues bucales y tratamientos profesionales para fortalecer el esmalte dental y proteger los dientes contra la desmineralización causada por los ácidos bacterianos.
  • Tratamiento de la fluorosis dental: a pesar de sus beneficios para la salud dental, un exceso de flúor puede provocar fluorosis dental, una condición en la que se producen manchas en los dientes. En estos casos, el flúor se utiliza en tratamientos profesionales para restaurar la apariencia estética de los dientes afectados.
  • Fortalecimiento óseo: el flúor también se ha utilizado en el tratamiento de la osteoporosis y otras enfermedades óseas, ya que puede fortalecer los huesos al aumentar la densidad mineral ósea.

¿Cómo hacer un buen uso del flúor? Consideraciones a tener en cuenta 

  • Consulta con un profesional: antes de iniciar cualquier régimen de suplementación con flúor, es fundamental consultar a un dentista u ortodoncista. Ellos pueden evaluar tus necesidades individuales y recomendar la mejor forma de usar el flúor según tu edad, salud bucal y otros factores.
  • Cepillado adecuado: utiliza pastas dentales que contengan flúor y cepíllate los dientes al menos dos veces al día, preferiblemente después de las comidas principales. El cepillado ayuda a distribuir uniformemente el flúor sobre la superficie dental y a fortalecer el esmalte.
  • Enjuague bucal con flúor: los enjuagues bucales con flúor pueden ser útiles como complemento al cepillado, ya que proporcionan una dosis adicional de flúor para fortalecer el esmalte dental y prevenir la caries. Sin embargo, es importante seguir las indicaciones del fabricante y no ingerir el enjuague bucal.
  • Supervisión en niños: en los niños, especialmente durante la etapa de desarrollo de los dientes, es esencial supervisar la cantidad de flúor que reciben. Los niños pequeños pueden necesitar una cantidad menor de flúor que los adultos y, en algunos casos, pueden requerir suplementos de flúor recetados por un profesional de la salud dental.
  • Controlar la ingesta de flúor: evita el exceso de flúor, ya que puede causar fluorosis dental, una condición que provoca manchas en los dientes. Limita la ingesta de agua fluorada y supervisa el uso de productos que contienen flúor, especialmente en niños.
  • Visitas regulares al dentista: programa revisiones dentales regulares para evaluar tu salud bucal y recibir orientación sobre el uso adecuado del flúor. Tu dentista puede proporcionarte recomendaciones personalizadas y detectar cualquier problema de salud bucal a tiempo.
Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?