Skip to main content
Patologías

Disfagia: Causas, Síntomas y Tratamientos

La capacidad de tragar de manera segura y sin dificultad es algo que muchos damos por sentado en nuestra vida diaria. Sin embargo, para aquellos que sufren de disfagia, esta función es un desafío diario. La disfagia, también conocida como dificultad para tragar, puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona, así como su capacidad para nutrirse adecuadamente.

En este artículo, exploraremos en detalle qué es la disfagia, sus tipos, causas y síntomas. También discutiremos los métodos de diagnóstico utilizados para identificar esta condición y los diversos tratamientos disponibles.

¿Qué es la disfagia?

Es una condición médica que se caracteriza por la dificultad o la incomodidad al tragar alimentos, líquidos o incluso la propia saliva. Esta dificultad puede ocurrir en cualquier parte del proceso de deglución, desde el momento en que el alimento entra en la boca hasta su paso por el esófago hacia el estómago.

Puede ser causada por una variedad de factores, que van desde condiciones estructurales en el sistema de deglución hasta trastornos neurológicos que afectan los músculos responsables de la acción de tragar. Esta condición puede presentarse en personas de todas las edades, desde recién nacidos hasta adultos mayores.

Es importante destacar que no es una enfermedad en sí misma, sino un síntoma de un problema subyacente. Es fundamental identificar la causa de la disfagia para poder proporcionar un tratamiento adecuado y mejorar la calidad de vida de quienes la padece

Tipos de disfagia

Existen dos tipos principales de disfagia: la disfagia orofaríngea y la disfagia esofágica. Cada uno de ellos se caracteriza por afectar diferentes etapas del proceso de deglución. Veamos en qué consisten:

  • Disfagia orofaríngea: Este tipo se produce cuando hay dificultades para mover el alimento o el líquido desde la boca hasta la faringe. Puede ser causada por debilidad o falta de coordinación de los músculos involucrados en la deglución. 

La disfagia orofaríngea puede llevar a la aspiración, es decir, que el alimento o líquido ingrese a las vías respiratorias en lugar de llegar al estómago, lo cual puede causar problemas respiratorios y neumonía.

  • Disfagia esofágica: En este caso, la dificultad se encuentra en el esófago, el tubo que conecta la garganta con el estómago. Puede haber estrechamiento del esófago debido a una variedad de condiciones, como la acidez estomacal crónica, la inflamación o la presencia de tumores. 

Puede manifestarse como una sensación de obstrucción o dolor al tragar, y puede provocar la sensación de que los alimentos se quedan atascados en el pecho o detrás del esternón.

Causas de la disfagia

Puede tener diversas causas, que pueden estar relacionadas con problemas estructurales, trastornos neuromusculares o afecciones médicas subyacentes. A continuación, se presentan algunas de las posibles causas de la disfagia:

  • Estrechamiento o bloqueo del esófago: El estrechamiento del esófago, conocido como estenosis esofágica, puede ser causado por condiciones como el reflujo gastroesofágico crónico, la presencia de tumores, el consumo de sustancias corrosivas o la enfermedad por reflujo gastroesofágico.  Además, los divertículos esofágicos, que son bolsas anormales que se forman en la pared del esófago, también pueden dificultar el paso del alimento.
  • Enfermedades neuromusculares: Los trastornos neuromusculares, como la enfermedad de Parkinson, el accidente cerebrovascular, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y la distrofia muscular, pueden debilitar los músculos responsables de la deglución y causar disfagia.La disfagia, también conocida como dificultad para tragar, puede afectar significativamente la calidad de vida de una persona
  • Afecciones estructurales de la boca y la garganta: Las malformaciones congénitas, las lesiones traumáticas o los tumores en la boca, la faringe o la laringe pueden afectar el proceso de deglución y causar dificultades al tragar.
  • Esofagitis y esofagitis eosinofílica: La inflamación del esófago, ya sea debido a infecciones, alergias o trastornos autoinmunes, puede causar disfagia. La esofagitis eosinofílica, en particular, es una afección crónica caracterizada por la inflamación del esófago debido a una respuesta inmunológica exagerada a ciertos alimentos.
  • Efectos secundarios de medicamentos: Algunos medicamentos, como los utilizados para tratar la hipertensión arterial, los trastornos psiquiátricos o la enfermedad de Alzheimer, pueden provocar relajación o debilidad de los músculos implicados en la deglución, lo que puede resultar en disfagia.

Síntomas de la disfagia

Los síntomas de la disfagia pueden variar dependiendo de la causa y la ubicación del trastorno. Algunos síntomas comunes son:

  • Dolor o malestar al tragar.
  • Sensación de obstrucción en la garganta o el pecho.
  • Tos o atragantamiento durante o después de comer.
  • Pérdida de peso inexplicada.
  • Regurgitación de alimentos o líquidos.

Tratamiento de la disfagia

  • Evaluación y diagnóstico: Se realizará una evaluación exhaustiva de la salud bucal del paciente, examinando la estructura dental, las encías y los tejidos bucales. Es posible que sea necesario hacer pruebas adicionales, como radiografías, para evaluar el estado de los dientes y los huesos maxilares.
  • Tratamiento de caries y enfermedades periodontales: Si se detectan caries o enfermedades periodontales, se tratará estos problemas para asegurarse de que no afecten la capacidad de masticar y tragar adecuadamente los alimentos.
  • Ajuste de prótesis dentales: En algunos casos, las prótesis dentales mal ajustadas o dañadas pueden interferir con la función de la deglución. Se harán los ajustes necesarios o se reemplazará las prótesis dentales para mejorar la comodidad y la función durante la deglución.
  • Terapia de ortodoncia: En situaciones en las que los problemas de alineación dental o mordida incorrecta contribuyen a la disfagia, recomendamos la terapia de ortodoncia para corregir estas condiciones y mejorar la función de la masticación y deglución.

Consejos para el manejo de la disfagia

En la Clínica Dental Cristina Viyuela, comprendemos los desafíos que conlleva esta afección y estamos comprometidos en brindarte el mejor cuidado posible. Aquí te ofrecemos consejos prácticos para ayudarte a manejarla de manera efectiva:

  • Modifica la consistencia de los alimentos y líquidos
  • Toma bocados pequeños y mastica bien
  • Bebe sorbos pequeños y lentos
  • Mantén una postura adecuada
  • Evita distracciones
  • Haz pausas regulares
  • Sigue las recomendaciones de tu dentista

Clínica Dental Cristina Viyuela, tu aliado en el manejo de la disfagia

En la Clínica Dental Cristina Viyuela, comprendemos los desafíos que enfrentan las personas que padecen disfagia y nos comprometemos a brindarles el apoyo necesario para manejar este trastorno de manera efectiva. 

No dudes en contactar con nosotros en la Clínica Dental Cristina Viyuela para obtener más información o para programar una cita. Estaremos encantados de brindarte el apoyo y el cuidado que necesitas.

¡Tu bienestar es nuestra prioridad!

 

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?