En verano nuestra alimentación cambia considerablemente. El tiempo de ocio nos permite salir a comer y a cenar por ahí, ingerir alimentos refrescantes como los helados o tomar unas copas por la noche. Sin embargo, estos excesos tienen sus consecuencias en cuanto a nuestra salud dental.

Aquí te dejamos una dieta compuesta por los alimentos más beneficiosos para la salud de tus dientes:

Cuando bajes al chiringuito a comer con tu familia, pareja o amigos, recuerda que la cerveza es tu gran aliada (siempre con moderación!), ya que la cebada contiene altas cantidades de calcio y silicio que ayudan a reforzar tus dientes. Sin embargo, el vino tinto y las cervezas negras o tostadas manchan tu esmalte, y las bebidas alcohólicas como el ron-cola o el gin-tonic tienen mayor acidez natural, lo que aumenta el riesgo de caries.

A la hora de comer, recuerda: el marisco y los pescados azules, como la sardina, contienen flúor y vitamina D, buenos para tus dientes. También ayudan a nuestra boca aportando ácidos grasos Omega3 que evitan la inflamación gingival y además, son buenos para nuestro organismo ya que reducen los niveles de colesterol (excepto los calamares y los camarones, ojo!).

Para acompañar, siempre podemos pedir una buena ensalada. El tomate es rico en licopeno y ayuda a prevenir la aparición de distintos tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de boca. Aunque, si el tomate no es está entre tus favoritos, en esta época del año las ensaladas tropicales se convierten en el plato estrella, así que puedes pedirla con melón o sandía. Ambos contienen más de un 90% de agua, lo que hará que nos hidratemos, y son ricos en vitaminas A y C y minerales como el potasio. En general, las frutas aportan múltiples beneficios y son una fuente excelente de micronutrientes para nuestros dientes y encías.

Por último, no podemos olvidarnos de los lácteos en verano. Ahora que llega el calorcito, siempre podemos optar por los helados de yogur, ya que como sabéis, los lácteos son una fuente de calcio imprescindible para los huesos y dientes. Como capricho, siempre podemos añadirle algún topping, y si es kiwi, mejor, ya que tiene altos porcentajes de vitamina C, que ayuda a tener unas encías más sanas.

Por supuesto, esta dieta debe ir acompañada de una buena limpieza bucal tras cada comida: cepillado e hilo dental son imprescindibles. ¡A disfrutar del verano!

Equipo CRISTINA VIYUELA + CO