Skip to main content

A todos nos preocupa tener una sonrisa bonita y cuidada. En nuestra Clínicas dentales CRISTINA VIYUELA dedicamos esfuerzo y formación para poder ofrecerte los mejores tratamientos de estética dental. Una boca bonita incluye tener unos dientes blancos y alienados, pero también sanos. Los labios forman parte indiscutible de la estética de la boca, y algunas afecciones, como el caso del herpes labial, puede arruinar una bonita sonrisa. Porque sabemos que pueden ser muy molestos, te contamos más sobre este tipo de herpes y lo que es más importante, cómo prevenir su aparición y en caso de que aparezcan cómo curarlos rápidamente.

Qué es un herpes labial

Un herpes labial, o herpes oral, es una infección que se produce de forma frecuente y puede aparecer en la boca, labios y/o encías. Muchas personas lo padecen, de hecho, se estima que el 80% de la población lo tiene en algún momento de su vida. El culpable de su aparición es el virus del herpes simple de tipo 1 (VHS-1).

Este virus es frecuente porque el contagio del mismo es muy fácil, ya que el virus puede permanecer en la boca sin presentar síntomas y transmitirse, aunque no esté activo.

Es fácil reconocerlo porque el síntoma principal consiste en el brote de unas pequeñas heridas o ampollas, muy molestas y antiestéticas, que comúnmente reciben el nombre de calenturas o fuegos. Muchas personas tienden a confundirlo con las llagas o aftas, pero la diferencia fundamental entre ellos es que las llagas son heridas de color blanco o amarillento que aparecen en cualquier parte de la boca y no son contagiosas.

Algunas personas pasan toda la vida sin contraer este virus. Pero la mala noticia para los que ya lo han sufrido, es que una vez aparece es bastante recurrente. La pregunta es… ¿qué desencadenantes provocan que el virus se manifieste por primera vez?

Sintomas del herpes labial

Los síntomas del herpes labial, también conocido como herpes simple tipo 1 (HSV-1), suelen incluir:

  1. Ampollas o vesículas: La característica más común es la aparición de pequeñas ampollas o vesículas llenas de líquido en o alrededor de los labios o la boca.
  2. Picazón y ardor: Antes de que aparezcan las ampollas, es común sentir picazón o ardor en la zona afectada.
  3. Dolor: Las ampollas suelen ser dolorosas y pueden causar molestias al hablar o comer.
  4. Costras: Después de unos días, las ampollas se rompen y forman costras que eventualmente se caen.
  5. Sensación de hormigueo: Algunas personas experimentan una sensación de hormigueo o entumecimiento en el área antes de la aparición de las ampollas.
  6. Enrojecimiento e inflamación: La zona afectada puede estar enrojecida e inflamada.
  7. Malestar general: En ocasiones, el herpes labial puede estar acompañado de síntomas generales como fiebre, dolor de garganta y fatiga.

Causas del herpes labial

Existen distintos motivos que hacen que el virus del herpes labial se despierte y aparezca por primera vez. Entre los principales motivos cabe destacar:

  • Bajada de defensas. Cualquier situación que incluya una bajada de defensas, como estrés, cansancio, falta de sueño o alguna enfermedad, se puede convertir en un desencadenante del herpes labial.
  • Cambios hormonales. Como los producidos durante el embarazo o la menstruación. Por este motivo, las mujeres son más propensa a padecer un herpes labial que los hombres.
  • Sol en exceso. La exposición excesiva al sol es otro de los enemigos del herpes labial, sobre todo si lo hacemos sin la protección adecuada.
  • Climas extremos. Como por ejemplo el frío, pues puede secar los labios.
  • Mala alimentación. El abuso de los alimentos ricos en arginina como el chocolate, nueces, semillas y granos de cereal también es otro de los motivos de la aparición del VHS-1.

Que Es Un Herpes Labial Y Cómo Se Cura

 

Fases del herpes labial

A continuación, se describen las principales fases del herpes labial:

1. Fase de Hormigueo o Picazón (Prodromal): Esta es la primera fase y suele ocurrir unas horas o días antes de que aparezcan las ampollas visibles. Durante esta etapa, es común experimentar una sensación de hormigueo, picazón o ardor en el área donde se desarrollará el herpes labial. Esta fase es un indicativo de que el virus está reactivándose y que pronto aparecerán los síntomas visibles.

2. Fase de Ampollas o Vesículas (Vesicular): En esta fase, que suele aparecer uno o dos días después de la fase prodromal, se forman las típicas ampollas o vesículas llenas de líquido en la zona afectada, generalmente alrededor de los labios o la boca. Estas vesículas pueden ser pequeñas o más grandes y son dolorosas.

3. Fase de Ulceración (Úlcera): Después de un par de días en la fase vesicular, las ampollas se rompen y liberan el líquido que contienen. Esto da como resultado la formación de úlceras abiertas y dolorosas en la piel. Durante esta fase, las úlceras pueden supurar líquido y costras.

4. Fase de Costración (Costra): A medida que las úlceras comienzan a sanar, se forman costras secas sobre las áreas afectadas. Estas costras son una parte natural del proceso de curación y deben dejarse en su lugar hasta que se caigan por sí solas.

5. Fase de Curación (Resolución): Finalmente, las costras caen y la piel debajo de ellas se cura. Esta fase puede llevar varios días y, una vez completada, la piel generalmente se restaura a su estado normal.

Es importante destacar que el herpes labial es altamente contagioso durante todas estas fases, desde la fase prodromal hasta la fase de curación, ya que el virus puede estar presente en la piel y en las ampollas. Para prevenir la propagación del virus, es fundamental evitar el contacto cercano con otras personas y seguir medidas de higiene adecuadas, como lavarse las manos con frecuencia y no tocar las lesiones.

Además, en algunas personas, el virus del herpes simple tipo 1 puede permanecer latente en el cuerpo después del episodio inicial y reactivarse en momentos de estrés, fiebre o inmunidad debilitada, lo que da lugar a nuevos brotes. Por lo tanto, es importante comprender las fases del herpes labial y tomar precauciones para reducir la propagación del virus y minimizar los síntomas en caso de brotes recurrentes.

Tratamiento herpes labial

En nuestra clínica CRISTINA VIYUELA sabemos lo molesta e incómoda que puede ser esta afección. Por ello hemos recopilado una guía útil con consejos para curar el herpes labial de manera eficaz.

El primer paso será siempre asesorarse por un especialista. En nuestra clínica dental contamos con un equipo multidisciplinar y puedes preguntarnos dudas de cualquier tipo, te ayudaremos encantados a resolverlas. La importancia de acudir al especialista es porque cada paciente es diferente. Si es tratado como es debido, el tiempo de curación del herpes puede reducirse de quince días a cuatro. También es importante estar alerta a los posibles síntomas para comenzar el tratamiento lo antes posible. Los principales síntomas que se pueden experimentar previamente a la aparición del herpes labial son:

  • Sensación de hormigueo, picor o quemazón en la zona.
  • Dolor de garganta y dificultades al tragar.
  • Fiebre.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos locales.
  • El último síntoma y más evidente es la aparición de las calenturas.

Respecto a cómo curar el herpes labial, los tratamientos antivíricos son los más apropiados para minimizar las molestias de las calenturas.  Éstos ayudan a reducir el dolor, hacen desaparecer los síntomas más rápidamente y funcionan mejor cuando empiezan las señales de advertencia. También existen cremas antivirales o parches labiales que ayudan a disminuir y disimular las ampollas.

¿Es contagioso el herpes labial?

Sí, el herpes labial es altamente contagioso. El virus responsable del herpes labial es el herpes simple tipo 1 (HSV-1), y se propaga principalmente a través del contacto directo. Algunas formas de transmisión comunes incluyen:

  1. Besos: El contacto directo de los labios con los labios de otra persona puede transmitir el virus.
  2. Compartir utensilios o objetos personales: El herpes labial se puede propagar al compartir vasos, cubiertos, toallas u otros objetos personales con alguien que tenga una lesión activa de herpes labial.
  3. Contacto manual: Si una persona con herpes labial toca las ampollas o vesículas y luego toca otra área de su cuerpo o de otra persona, puede transmitir el virus.
  4. Contacto oral-genital: Aunque es menos común, el HSV-1 también puede transmitirse de la boca a los genitales durante el sexo oral, lo que puede dar lugar a herpes genital por HSV-1.

Es importante tener precaución y evitar el contacto cercano con otras personas cuando tengas un brote activo de herpes labial para prevenir la propagación del virus. También es aconsejable no compartir objetos personales durante un brote y practicar una buena higiene personal para reducir el riesgo de contagio. Si tienes herpes labial recurrente, es recomendable hablar con un profesional de la salud para aprender cómo manejar la afección y minimizar el riesgo de transmisión a otras personas.

¿Se puede prevenir un herpes labial?

  • Se recomienda tener una alimentación sana y equilibrada para que nuestras defensas estén fuertes y podamos prevenir brotes de herpes labial. También es importante potenciar en nuestra dieta los alimentos ricos en lisina como pescado, pollo, carne de vaca, cordero, leche y queso.
  • Descansar y dormir las horas suficientes. También es importante evitar el estrés, para ello la práctica de yoga, ejercicios de respiración o natación pueden ser muy útiles.
  • Practicar ejercicio en general. El deporte desestresa, refuerza nuestro sistema inmune y nos ayuda a tener mejor salud.
  • Reducir la exposición solar. Es fundamental utilizar protección solar para los labios si vamos a tomar el sol, así como evitar largas jornadas de exposición solar.
  • Cuidado con los remedios caseros, como la pasta de dientes o el zumo de limón. Estos tratamientos pueden generar complicaciones, como alergias o irritaciones y no detienen al virus del herpes simple.

¿Qué no se debe hacer cuando se tiene un herpes labial?

Evitar tocar, rascarse o tocarse el herpes labial. Cuando se toca, el virus se transfiere a las manos, lo que permite que se propague a los dedos, los ojos y a otras personas. Lavarse las manos con frecuencia.

Es importante tener precaución y evitar el contacto cercano con otras personas cuando tengas un brote activo de herpes labial para prevenir la propagación del virus. También es aconsejable no compartir objetos personales durante un brote y practicar una buena higiene personal para reducir el riesgo de contagio. Si tienes herpes labial recurrente, es recomendable hablar con un profesional de la salud para aprender cómo manejar la afección y minimizar el riesgo de transmisión a otras personas.
Si tienes alguna otra duda sobre el herpes labial, no dudes en consultarnos. Ponte en contacto con nosotros o pide cita en clínica para poder valorar tu caso. Estaremos encantados de ayudarte, ¡pide ya tu cita en nuestra clínica de Gran Vía Hortaleza o en la  clínica de la calle Zurbano!

Un abrazo.

Equipo CRISTINA VIYUELA + CO

 

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?