Durante las décadas de los 60 y 70, la tetraciclina fue un antibiótico que se utilizó ampliamente en niños para curar infecciones de vías aéreas, otitis, etc. Su uso fue desestimado cuando se descubrió que uno de sus efectos secundarios es el teñido de la dentina de los dientes en formación. Este hecho afectó a toda una generación de niños entre los 0 y 6 años, que actualmente tienen entre 40 y 50 años.

Las tinciones por tetraciclinas se caracterizan por presentar en los dientes unas bandas horizontales más o menos anchas en tonos marrones, grisáceos o incluso  violáceos en los casos mas graves. Hasta ahora no había una solución idonea a este problema estético. Los procesos de blanqueamiento dental apenas solucionan estas tinciones pues aunque los dientes aclaran el tono levemente, las betas marrones siempre permanecen. La única opción para corregir esta coloración era cubrir la cara externa del diente con una carilla de composite o porcelana. Como sabemos, la carilla de composite pasado algún tiempo tiende a oscurecer su color. En el caso de la carilla de porcelana, su propia colocación exige tallar la superficie externa del diente reduciendo parte de su tamaño.

A día de hoy la solución perfecta es la colocación de las CARILLAS LUMINEERS. Estas, son carillas de porcelana ultrafinas con diferentes opacidades que llevan aparejado un proceso de colocación muy sencillo y NO INVASIVO ya que no es necesario reducir o tallar el diente. Este es un punto importante ya que el paciente no sacrifica la integridad de su diente por mejorar la estética. Por todos estos motivos, las carillas Lumineers son un tratamiento cosmético ultraconservador para cualquier tipo de paciente que desee cambiar el color de sus dientes de una manera sencilla, pudiendo también modificar su forma levemente.

Hoy os mostramos un caso de dientes afectados con manchas severas de tetraciclinas tratado en nuestra CLINICA CRISTINA VIYUELA + CO. Por supuesto se ha optado por la mejor solución, colocando Carillas Lumineers en ambas arcadas. Debido a que la posición de la mordida no era perfecta, tanto en la arcada inferior como en el incisivo lateral derecho fue necesario un pulido muy leve para así, mejorar la posición final con las carillas. En ningún momento fue necesaria la utilización de anestesia o colocar carillas provisionales como sucede con el tratamiento de carillas de porcelana.

El tiempo transcurrido entre los estados mostrados por las fotos fue de 4 semanas.

Dado el resultado mostrado en nuestro paciente, animamos a toda esta generación que no sonríe debido a la tetraciclina, a que venga a visitarnos,,, podemos ayudarte puesto que somos pioneros y expertos en este campo.

La CLINICA CRISTINA VIYUELA + CO es Centro Oficial de Carillas Lumineers Madrid

copia

Tratamiento y articulo realizado por la Dra. Mónica Fernandez para Clínica CRISTINA VIYUELA + CO