Skip to main content
Patologías

Trastornos de la articulación temporomandibular ATM: ¿qué los causa?

Los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) constituyen un conjunto de condiciones que afectan la articulación que conecta la mandíbula con el cráneo, así como los músculos y tejidos circundantes. 

Estos trastornos pueden manifestarse de diversas formas, desde dolor y molestias en la mandíbula hasta dificultades para abrir y cerrar la boca. 

Entender las causas subyacentes de los trastornos de la ATM es crucial para el diagnóstico preciso y el desarrollo de estrategias de tratamiento efectivas. 

En este artículo, os contamos los diferentes factores que contribuyen a la aparición de los trastornos de la ATM, así como sus efectos en la calidad de vida de quienes los padecen.

¿Qué es la articulación temporomandibular (ATM)?

La articulación temporomandibular (ATM) es una estructura anatómica fundamental, que permite la interacción entre la mandíbula y el cráneo. Consta de una articulación sinovial bilateral que une la mandíbula con el hueso temporal del cráneo, posibilitando movimientos como la apertura y el cierre de la boca, así como la masticación y la fonación

Esta compleja articulación está compuesta por varias estructuras, incluidos el disco articular, los ligamentos, los músculos masticatorios y el tejido sinovial, que trabajan en conjunto para garantizar la función adecuada y la estabilidad de la mandíbula durante los movimientos de la boca. 

La ATM es crucial para actividades cotidianas como comer, hablar y expresar emociones faciales, y su correcto funcionamiento es esencial para la salud y el bienestar general del individuo.

¿Cuándo hablamos de trastornos de la articulación temporomandibular (ATM)?

Los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) abarcan una amplia gama de condiciones que afectan tanto las articulaciones como los músculos asociados con la mandíbula. Estas afecciones pueden surgir debido a diversos factores, como el estrés, la tensión muscular, lesiones traumáticas, maloclusiones dentales, bruxismo (rechinar de dientes), artritis, hábitos de masticación inadecuados, entre otros.

Cuando estos elementos se desequilibran o se ven afectados, pueden surgir problemas en la ATM, dando lugar a síntomas como dolor facial, dolor de cabeza, chasquidos o crepitación al abrir o cerrar la boca, dificultad para masticar o hablar, bloqueo de la mandíbula en posición abierta o cerrada, y hasta incluso dolor referido en el cuello o los hombros.

Es importante destacar que los trastornos de la ATM pueden afectar significativamente la calidad de vida de quienes los padecen, ya que interfieren con actividades cotidianas como comer, hablar e incluso descansar. Por eso es importante prestar atención a los síntomas relacionados y empezar un tratamiento a la mayor brevedad posible.

Causas de los trastornos de articulación temporomandibular

Aunque en muchos casos la causa de los trastornos de la ATM es desconocida, se han propuesto algunas posibilidades, aunque no todas están confirmadas. Estas incluyen problemas como una mala oclusión dental, el estrés y el rechinamiento de los dientes, que aunque pueden estar asociados, no siempre son la causa directa del trastorno. Además, la mala postura, especialmente aquella mantenida durante largos períodos mientras se trabaja frente a una computadora, puede tensar los músculos de la cara y el cuello, contribuyendo a los síntomas de la ATM.

Otros factores que pueden empeorar los síntomas de la ATM incluyen una dieta deficiente y la falta de sueño. Muchas personas con estos trastornos también desarrollan puntos de activación muscular, los cuales pueden irradiar dolor a otras áreas, como la cabeza, los oídos o los dientes. Además, se han identificado otras posibles causas de síntomas relacionados con la ATM, como la artritis, fracturas, dislocaciones y problemas estructurales presentes desde el nacimiento.

Síntomas de los trastornos de articulación temporomandibular

  • Dificultad o molestia al morder o masticar: esta molestia puede manifestarse como dolor o incomodidad al intentar morder o masticar alimentos, e incluso puede dificultar la apertura completa de la boca.
  • Chasquido o chirrido al abrir o cerrar la boca: algunas personas pueden experimentar sonidos audibles, como chasquidos o chirridos, al mover la mandíbula al abrir o cerrar la boca. Estos ruidos pueden estar acompañados de sensaciones de fricción o desplazamiento en la articulación.
  • Dolor facial sordo en la cara: el dolor facial asociado con los trastornos de la ATM puede sentirse como una molestia sorda o una sensación de presión en diferentes áreas de la cara, incluidas las mejillas, la mandíbula y las sienes.
  • Dolor de oído: el dolor de oído es otro síntoma común de los trastornos de la ATM. Este dolor puede variar en intensidad y puede estar acompañado de sensaciones de plenitud o presión en el oído afectado.
  • Dolor de cabeza: las personas con trastornos de la ATM también pueden experimentar dolores de cabeza, que pueden manifestarse como dolores punzantes, pulsátiles o constantes en diferentes áreas de la cabeza, como la parte frontal, temporal o posterior.
  • Dolor o sensibilidad en la mandíbula: el dolor o la sensibilidad en la mandíbula es un síntoma característico de los trastornos de la ATM. Puede presentarse como un dolor agudo, punzante o persistente en la articulación o en los músculos alrededor de la mandíbula.
  • Bloqueo de la mandíbula: algunas personas pueden experimentar sensaciones de bloqueo o rigidez en la mandíbula, lo que dificulta la apertura completa o el cierre de la boca. Esto puede ser causado por un desplazamiento del disco articular o por espasmos musculares.
  • Dificultad para abrir o cerrar la boca: la dificultad para abrir o cerrar la boca de manera completa y sin dolor es otro síntoma común de los trastornos de la ATM. Esta dificultad puede ser intermitente o constante y puede variar en gravedad según la causa subyacente del trastorno.

Tratamiento para los trastornos de la articulación temporomandibular 

El tratamiento para los trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) suele comenzar con terapias simples y suaves para aliviar los síntomas y mejorar la función mandibular:

  • Dieta blanda: se recomienda una dieta blanda para reducir la inflamación en la articulación temporomandibular y facilitar la masticación sin causar molestias adicionales.
  • Terapias de estiramiento y relajación muscular: aprender técnicas de estiramiento, relajación o masaje suave de los músculos alrededor de la mandíbula puede ayudar a reducir la tensión muscular y aliviar el dolor. Un proveedor de atención médica, dentista o fisioterapeuta puede ofrecer orientación sobre estas técnicas.
  • Evitar acciones desencadenantes: se recomienda evitar actividades que puedan desencadenar los síntomas, como bostezar excesivamente, cantar o masticar chicle.
  • Aplicación de compresas: las compresas húmedas, frías o calientes aplicadas en la cara pueden proporcionar alivio temporal del dolor y la inflamación en la articulación temporomandibular.
  • Gestión del estrés: aprender técnicas para reducir el estrés, como la respiración profunda, la meditación o el yoga, puede ayudar a disminuir la tensión muscular y mejorar los síntomas de la ATM.
  • Ejercicio regular: realizar ejercicio físico de forma regular puede ayudar a aumentar la capacidad para manejar el dolor y mejorar la salud general, lo que puede tener un impacto positivo en los síntomas de la ATM.

Además de estas medidas, se pueden considerar opciones de tratamiento médico, como:

Medicamentos

Se pueden recetar medicamentos como paracetamol o ibuprofeno para aliviar el dolor y la inflamación. En casos de tensión muscular, se pueden recetar relajantes musculares. En algunos casos, se pueden administrar inyecciones de toxina botulínica o corticosteroides en la articulación temporomandibular para reducir la inflamación y el dolor.

Férulas 

Estos dispositivos se utilizan para tratar el rechinamiento de los dientes, así como los trastornos de la ATM. Sin embargo, su efectividad puede variar y es importante seguir las recomendaciones del proveedor de atención médica para su uso adecuado.

Si los tratamientos conservadores no son efectivos, se pueden considerar opciones más agresivas, como la cirugía reconstructiva o la artroplastia de la mandíbula. Sin embargo, estos procedimientos conllevan riesgos y pueden no ser necesarios para todos los pacientes, por lo que se deben considerar cuidadosamente en consulta con un especialista en ATM.

Si crees que puedes padecer trastornos de la articulación temporomandibular (ATM) pide cita en nuestra  Clínica dental Cristina Viyuela + CO en Madrid. Estudiaremos tu caso para diseñar un plan de tratamiento efectivo que se ajuste a tus necesidades. ¡Consúltanos tus dudas, estamos aquí para ayudarte!

Abrir chat
1
Escanea el código
Bienvenidx a la web de la Dra. Cristina Viyuela. ¿En qué podemos ayudarte?