Un aspecto muy importante en el crecimiento infantil es el desarollo de la dentición definita. En este momento en el que el niño forma su dentadura, pueden aparecer algunas complicaciones. El bruxismo infantil es una de ellas.  A continuación os damos algunas claves sobre cómo detectar sus síntomas y cómo tratarlos para evitar problemas posteriores.

Bruxismo Infantil

Existen dos tipos de bruxismo infantil: el céntrico y el excéntrico. Si detectas que tu hijo o hija rechina los dientes fuertemente durante la noche puede padecer bruxismo céntrico. Si realiza movimientos con la mandíbula durante el día, hablamos de bruxismo excéntrico.

Las situaciones de estrés o los cambios importantes en la vida de los pequeños pueden provocar ansiedad, y esta ansiedad puede provocar tensión muscular en la mandíbula y el rechinado de dientes. Es cada vez más frecuente que los niños aprieten sus dientes de forma inconsciente, sobre todo entre los 6 y los 10 años. Sin embargo, en principio no debe ser motivo de preocupación. El bruxismo infantil no se considera una patología como en adultos, sino una fase que experimentan los niños por diferentes causas y que tiende a desaparecer con la erupción de los dientes definitivos.

Bruxismo Infantil Causas

 No obstante, la prevención y el tratamiento preventivo es primordial, ya que un desgaste prematuro de los dientes puede desembocar en complicaciones como dolores de cabeza y de oído. Desde CRISTINA VIYUELA + CO te contamos algunos consejos para mitigar los efectos del bruxismo infantil en tus hijos:

· Disminuye la actividad física justo antes de ir a la cama, les ayudará a relajarse y por tanto a no apretar los dientes. Te recomendamos baños aromaterápicos, leer cuentos o técnicas de relajación.

· Evitar que se duerma con la televisión o cualquier aparato encendido, los ruidos de fondo alteran el sueño y pueden provocar ansiedad que puede convertirse en un rechinado de dientes nocturno.

· Evita conductas nerviosas como morderse las uñas, los labios o lápices para desestresarse, ya que provoca mayor tensión en la mandíbula.

Ante cualquier señal de que tu hijo o hija aprieta los dientes o aparecen de desgaste dental, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para programar una visita a nuestra clínica. Así podremos ofrecerte un diagnóstico completo. ¡Sus pequeños dientes lo agradecerán!

BRUXISMO INFANTIL: CONSEJOS PARA DETECTARLO Y TRATARLO
5 (100%) 1 voto